ACTIVIDADES » Visita a la presa de Ricobayo
ACTIVIDADES
Visita a la presa de Ricobayo

a Actividades                                            a Novedades

Presa de Ricobayo

El miércoles 10 de junio los alumnos de 5º y 6º, junto a algunas madres, visitamos la presa de Ricobayo. Primero vimos la presa desde arriba, desde la carretera. Ya impresiona la altura, y además el aliviadero te permite hacerte una idea de la cantidad de agua que puede bajar por allí cuando alguna avenida del río llena la presa. También nos fijamos en las enormes compuertas.

Nos explicaron que ahora con una turbina se obtiene más energía que antes con cuatro. También nos pareció curioso saber que esta presa y la de Aldeadávila son las encargadas, en caso de un apagón nacional (así una catástrofe tipo mátrix), de reiniciar, automáticamente, el sistema e ir encendiéndolo todo otra vez, así que más nos vale cuidar bien las instalaciones ¿no os parece?

Luego fuimos al laboratorio, una gran nave en la que Fermín nos explicó lo que allí hay. (también Eduardo, al que agradecemos las gestiones y la amabilidad, ya sabéis que trabajó allí unos 30 años). Básicamente se trata de reproducciones a escala de presas españolas. Son reproducciones que funcionan, se pueden llenar de agua y observar el efecto que tiene la caída de la misma sobre el lecho del río.

Sobre todo vimos la reproducción de la propia presa de Ricobayo funcionando. En las fotos podéis ver todo lo que os estamos contando y lo que viene de aquí en adelante.

El caso es que la presa, en los seis años que van desde 1933 a 1039, provocó, por la caída del agua del aliviadero sobre el fondo del río, un agujero de 100 metros de profundidad por 300 de longitud, elevando unos cuantos metros el nivel del agua y provocando problemas en el desagüe de las turbinas que obligaron a instalar un tubo de desagüe en la margen derecha del río. El material que el río movió ocuparía, colocado en un campo de fútbol, una altura de unos 160 metros ¡anda que no hay que mover piedras!

La solución que se buscó consiste en un deflector, es decir, algo que consiga esparcir el agua para que al caer llegue a menos profundidad en el río. También se buscó una caída con más arco de inclinación para provocar que el agua entrara en contacto con el aire durante más tiempo y se emulsionara (mezclara más) con el agua, lo que también le quita "fuerza" a la caída.

Todo eso lo vimos en la miniatura, con su deflector pequeñito y agua teñida para ver mejor el efecto. Luego nos acercamos al bar del pueblo donde muy amablemente nos ofrecieron un buen almuerzo ¡algunos se pusieron las botas y los calcetines!

Muchas gracias por todo.

Enlaces Institucionales
Portal de educación Directorio de Centros Recursos Educativos Calendario
Reconocimientos
Certificacion CTIC Nivel 5 ¡Leo TIC!